ZEN SHIATSU – Namikoshi

El Shiatsu no solo es una terapia manual, sino que es un arte terapéutico que “combina una intuición muy sutil con una minuciosa comprensión del cuerpo y de la mente“.
Su origen es japonés. Se usa en todo el cuerpo y busca armonizarlo junto con la mente y las emociones mediante el contacto, usando sólo la presión de los dedos o las palmas de las manos, mediante presiones, manipulaciones y estiramientos con el objetivo de lograr armonizar el flujo de energía del organismo.y con ello mejorar la salud y la vitalidad de la persona que lo recibe. Como indica su nombre, Shiatsu (Shi = Dedo/Atsu = Presión).

El primer escrito donde se habla de esta técnica data del año 1917 y es de Tamai Tempaku. Pero es Tokujiro Namikoshi quién le da la estructura y popularidad de la que actualmente goza en Japón. Fue en el año 1957 cuando el Shiatsu fue reconocido como algo distinto e independiente del masaje chino Anma o cualquier otra forma de masaje, quedando establecido por el mismo Ministerio de Salud de Japón de la siguiente manera:

“Tratamiento que, aplicando unas presiones con los dedos y las palmas de las manos, sobre determinados puntos, corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuye a aliviar ciertas enfermedades (molestias, dolores, estrés, trastornos nerviosos, etc.) activando así mismo la capacidad de autocuración del cuerpo humano. No tiene efectos secundarios”.

Tokujiro Namikoshi redescubre el Shiatsu debido a que su madre contrae una enfermedad que le provocaba mucho dolor en las articulaciones y es precisamente con la aplicación diaria de esta técnica, que consiguió curar a su madre. Viendo el potencial que esto encerraba, decidió continuar desarrollando esta técnica y es en el año 1940 cuando crea la universidad de Shiatsu en Japón, integrando la técnica tradicional con fisiología y anatomía occidental. En palabras de su creador: El Shiatsu es como el amor materno; la presión sobre el cuerpo estimula la fuente de la vida”.

El origen del Shiatsu seguramente se encuentra en el simple ejercicio de aliviar un dolor presionando un punto con los dedos de manera intuitiva. Formalmente, se desarrolló en Japón en la primera mitad del sigo XX, nutriéndose del masaje tradicional japonés Anma y de técnicas occidentales de manipulación física. Es una terapia viva que ha continuado enriqueciendo su repertorio de técnicas a lo largo de los años, y según se ha ido expandiendo por los cinco continentes: integrando conceptos milenarios de la Medicina Tradicional China, adaptándose al mundo occidental con conocimientos de anatomía y psicología, e incluso incorporando teorías de física cuántica y los últimos avances en medicina energética.

Una parte importante del Shiatsu se basa en el concepto oriental de energía (Ki o Qi) y uno de sus objetivos principales es permitir que esta energía vital, fluya sin obstáculos y de este modo estimular y apoyar los procesos naturales de autocuración y de bienestar, manteniendo la salud y ayudando a prevenir enfermedades. El Shiatsu trata al cuerpo en su totalidad, estimulando y favoreciendo su reencuentro con un estado de equilibrio y armonía natural.

Gracias al Shiatsu, aprendemos a escuchar y a respetar lo que escuchamos.

Aprendemos a entrar en contacto con los cuerpos y a permitir que sea nuestra mano la que escuche, la que espere o actúe, la que pida permiso, la que presione fuerte o sólo acompañe. Aprendemos a notar cuándo quedarnos o cuándo retirarnos y a percibir los detalles de una sonrisa, desarrollando la observación.

Y ese contacto con el otro, también nos ayuda a recuperar la conexión con nuestro cuerpo y a sentirlo como un gran aliado, porque aprendemos a escucharlo, a respetarlo, a mimarlo y a diferenciar cuando quiere descansar o cuando quiere movimiento. Aprendemos a identificar, a ser conscientes de cuando grita o cuando canta.

Por estos motivos su fundamento central es la búsqueda de la conciencia de la propia salud física y mental. Al tomar conocimiento del propio estado de equilibrio energético, es mucho más simple reconocer ese estado de equilibrio en los demás.

El Shiatsu  ayuda en el tratamiento de los estados leves y crónicos de muchas enfermedades, así como en el mantenimiento de la salud, mediante la prevención, detectando precozmente trastornos o desequilibrios y resolviéndolos antes de que aparezcan molestias o problemas más graves.

A diferencia de otras técnicas de masaje, el Shiatsu trabaja a un nivel más profundo y sutil, teniendo un efecto directo en las funciones metabólicas del cuerpo, en el estado emocional y mental de la persona, además de a nivel estructural. Además, el Shiatsu tiene capacidad de unificar los distintos planos del ser y nos ayuda a aumentar nuestro nivel de consciencia, a sentir más y mejor nuestro cuerpo, a conectar con nuestros sentimientos y nuestras necesidades, siendo una herramienta de crecimiento personal.

En Sanar Consciente utilizaremos los fabulosos BENEFICIOS de la aromaterapia – aceites esenciales junto con el ZEN SHIATSU  y si quisieras puedes combinarla  con otra  terapia de sanación que elijas potenciando aún más los efectos de la sanación, ya que la misma entrará a través del olfato, el tacto, las presiones, la energía que emana de los aceites, más la terapia que hayas elegido y la inigualable manifestación del poder de los ángeles. Las esencias atraen a estos hermosos seres de luz, pues generan un espacio energético propicio donde el Ángel puede movilizarse y actuar. Cada aceite esencial posee la virtud de un Ángel. Cuando identifiques el aroma que por ley de vibración sintonice contigo se te revelará el Ángel correspondiente que te envolverá con su poderosa luz, iniciando el proceso de sanación.

Descubrirás con cada sesión la unificación de los distintos planos del ser, que te ayudará a aumentar el nivel de consciencia, a sentir más y mejor el  cuerpo, a conectar con los sentimientos y  necesidades mas profundas, siendo una herramienta de crecimiento personal. Sentirás una profunda paz, alivio y armonía emocional.

ESTA SESIÓN CONSTA DE: 

AROMATERAPIA + ZEN SHIATSU + TERAPIA ELEGIDA (opcional)

PUEDES ELEGIR ENTRE LAS SIGUIENTES TERAPIAS PRESENCIALES (opcionales):

Aroma + Cuencos Tibetanos
Aroma + Reiki Serafín más cuencos
Aroma + Reiki Serafín más Vortex
Aroma + VortexHealing
Aroma + Zen Shiatsu

Quedaría, por ejemplo de esta manera:

OPCIÓN 1:   AROMATERAPIA  + ZEN SHIATSU 

OPCIÓN 2 : AROMATERAPIA +  ZEN SHIATSU + VORTEX HEALING

Modalidad de las sesiones presenciales:

OPCIÓN 1

Duración: 1 hora
Frecuencia: 1 vez por semana o cada 15 días (consultar)
Modalidad: presencial
Valor de intercambio de la sesión: consultar


OPCIÓN 2

Duración: 1:30 hora
Frecuencia: 1 vez por semana o cada 15 días (consultar)
Modalidad: presencial
Valor de intercambio de la sesión: consultar

Requisitos:                                                                                                                     

Haber presentado la planilla de datos del paciente o consultante N° 1 y 2 Planilla de Acuerdo de responsabilidad, enviada previamente por el terapeuta.
No se requiere tener conocimientos previos al respecto, ni haber tomado o cursado otra técnica o disciplina holística.

Estas sesiones se realizan en el piso, sobre colchonetas. El paciente o consultante deberá estar vestido con ropa cómoda, preferentemente de algodón.

Modalidad de pago:   

Presencial: luego de la sesión o en forma anticipada
Transferencia o depósito bancario. Sistemas de pago Pago Fácil y Rapipago, Tarjeta Mastercard Ualá, Mercado Pago

Consultar turnos disponibles.

Si querés realizar una consulta o  reservar algún turno, podrás hacerlo a través de las siguientes opciones:

Zona Norte-Partido de Vicente López
Buenos Aires -Argentina

O también podés darle un clic a los botones flotantes que se encuentran en la parte derecha superior de ésta página.